Tipos de dermatitis en perros: identificación de síntomas y tratamientos efectivos

dermatitis en perros

Los perros, al igual que los humanos, pueden enfermarse y requerir atención médica. Un ejemplo común es la dermatitis en perros. Estos animales frecuentemente sufren de alergias que pueden ser causadas por su entorno, el aire, objetos comunes o su alimentación habitual.

¿Cómo se define la dermatitis en perros?

La dermatitis es un problema de piel que puede impactar la salud y el bienestar de nuestros amados perros. Esta afección se presenta de varias maneras y puede tener múltiples causas. Las alergias, los parásitos irritantes y el contacto con ciertas sustancias son algunos de los factores que pueden provocarla.

perros con dermatitis

Factores desencadenantes de la dermatitis en perros

La dermatitis en perros puede ser provocada por varios factores que deterioran la salud de su piel. Es crucial identificar las causas para prevenir y ofrecer el cuidado necesario.

  • Alergias alimentarias: Algunos alimentos pueden generar alergias, como ingredientes específicos en su dieta diaria, que desencadenan dermatitis en perros sensibles. Descubre más sobre las alergias e intolerancias alimentarias en perros en nuestro próximo artículo.
  • Alergias ambientales: Elementos como el polen, los ácaros y otros alérgenos ambientales pueden causar dermatitis alérgica y afectar la piel de los perros más vulnerables.
  • Picaduras de insectos: Las pulgas, garrapatas y mosquitos no solo son molestos, sino que también pueden provocar reacciones adversas en la piel, resultando en dermatitis.
  • Contacto con irritantes: Las sustancias químicas en productos domésticos, plantas venenosas o materiales alergénicos pueden irritar la piel y fomentar la aparición de dermatitis.
  • Infecciones fúngicas: Los hongos, como Microsporum canis, pueden causar dermatitis fúngica, especialmente en razas predispuestas o bajo ciertas condiciones ambientales.

Síntomas más frecuentes

Los síntomas de la dermatitis en perros varían, pero aquí te mencionamos algunos de los más comunes que podrían señalar que tu perro sufre de esta condición.

  • Rascado excesivo: La dermatitis suele provocar un incremento en el rascado. Si observas que tu perro se rasca continuamente, podría estar experimentando molestias en la piel.
  • Lamido compulsivo: Un lamido exagerado, sobre todo en áreas concretas del cuerpo, sugiere irritación cutánea y posible dermatitis.
  • Enrojecimiento de la piel: El enrojecimiento es frecuente en casos de dermatitis. Vigila cualquier alteración en el color de la piel de tu perro.
  • Pérdida de pelo: La dermatitis puede causar pérdida de pelo en las zonas afectadas. Si detectas áreas calvas o parches sin pelo, requiere atención inmediata. Descubre más sobre las causas de la caída de pelo en perros.
  • Presencia de granos o pústulas: Granitos, pústulas o bultos en la piel pueden ser signos de dermatitis, especialmente en reacciones alérgicas.
  • Comportamiento inusual: Si tu perro muestra signos de inquietud o irritabilidad, podría estar indicando incomodidad debido a la dermatitis.

dermatitis en los perros

¿Qué razas de perro son más susceptibles a la dermatitis?

Aunque la dermatitis puede originarse por intolerancias alimenticias o ambientales, ciertas razas tienen mayor predisposición a desarrollar esta afección:

  • Bóxer.
  • Bulldog francés.
  • Pastor alemán.
  • Golden retriever.

Estas no son las únicas, pero sí son razas con una tendencia genética notable hacia esta enfermedad. ¡Mantente atento si tu perro pertenece a alguna de estas razas!

Tipos de dermatitis canina

Hay diversos tipos de dermatitis que afectan a los perros, y cada tipo presenta síntomas y requiere tratamientos específicos.

Estos son los cuatro tipos más comunes de dermatitis en perros:

Dermatitis alérgica o atópica

Esta forma de dermatitis es muy común y se origina por la predisposición genética del perro a sufrir alergias. Los principales desencadenantes de la dermatitis alérgica incluyen:

  • El polen de las flores.
  • La picadura de insectos, como las pulgas.
  • Los ácaros.
  • Alimentos que contienen cereales o trigo.

Estos elementos pueden ser problemáticos para tu perro si es propenso a este tipo de dermatitis, y son razones frecuentes para visitar al veterinario. Por ello, es crucial revisar a tu perro regularmente para asegurarte de que esté libre de pulgas y ácaros. En otro post, te mostraremos los mejores productos antipulgas para perros.

Las áreas más afectadas por esta dermatitis suelen ser el abdomen, la cara, las patas, las axilas y las ingles.

Si tu perro sufre de esta alergia, puede comenzar a rascarse de manera compulsiva, causándose irritaciones, enrojecimiento y hasta pequeñas heridas por el rascado.

Los síntomas típicos de esta dermatitis en perros incluyen:

  • Picazón intensa.
  • Piel enrojecida.
  • Emergencia de granos o pústulas.
  • Piel seca.
  • Oscurecimiento de las áreas afectadas.

El tratamiento generalmente implica medicamentos para aliviar el picor en tu perro. También puedes complementar el cuidado con geles que tengan propiedades antibacterianas e hidratantes.

Perros con dermatitis en la piel

Dermatitis fúngica en perros ( Por hongos)

En ciertas razas de perros, como el shar pei o el bulldog, los hongos pueden proliferar en los pliegues de la piel debido a la acumulación de grasa. La humedad en estas áreas crea un entorno ideal para que estos organismos se reproduzcan.

El hongo más habitual es el Microsporum canis, y sus causas incluyen:

  • Debilitamiento del sistema inmunitario.
  • Falta de limpieza o cuidado en las áreas propensas.
  • Contacto con animales que ya están infectados.

Este tipo de dermatitis puede presentarse junto a la dermatitis alérgica, especialmente si el perro tiene las defensas bajas, permitiendo así una fácil reproducción de los hongos. Si tu perro sufre de estos síntomas, las molestias pueden intensificarse, por lo que es crucial prevenir la aparición de ambas condiciones.

Los síntomas de la dermatitis fúngica en perros incluyen:

  • Alteración en el color de la piel.
  • Pérdida de pelo.
  • Formación de masas purulentas que expulsan pus.
  • Piel reseca.

El tratamiento recomendado para esta condición consiste en el uso de champús o cremas tópicas que ayudan a eliminar el hongo y alivian los síntomas.

 

Dermatitis por contacto

Esta forma de dermatitis en perros ocurre cuando el animal entra en contacto directo con sustancias nocivas para su piel, tales como cloro, desinfectantes y pinturas.

Los síntomas de esta dermatitis incluyen:

  • Inflamación de la piel.
  • Enrojecimiento.
  • Picazón.
  • Endurecimiento de la piel.
  • Sequedad y formación de costras.

El tratamiento más efectivo consiste en evitar el contacto de tu perro con la sustancia causante y consultar al veterinario si los síntomas persisten.

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica en perros puede surgir por varias causas, como bañar al perro demasiado frecuentemente, lo que reduce la capa grasa protectora de la piel, o por alergias a elementos del ambiente o la dieta.

El principal síntoma de esta dermatitis es:

  • La piel comienza a segregar más grasa de lo normal, lo que genera un olor fuerte y desagradable característico de esta condición.

El tratamiento para esta dermatitis incluye el uso de productos específicos durante el baño para ayudar a restaurar el equilibrio natural de la piel.

¿Cuáles son los tratamientos para la dermatitis en perros?

Como hemos observado, el tratamiento para la dermatitis en perros varía según el tipo específico que padezca el animal.

Es fundamental, además de seguir las recomendaciones previas, consultar cualquier duda con un veterinario. Este profesional te proporcionará información completa sobre el tipo de dermatitis de tu perro, la causa subyacente y el tratamiento más adecuado.

Antes de iniciar cualquier tratamiento, es imprescindible buscar el consejo de un veterinario. Un tratamiento incorrecto no solo es ineficaz, sino que también puede ser dañino para la salud de tu perro.

 

Nutrición para perros con dermatitis

La dermatitis en perros no solo necesita tratamientos externos, sino también un cuidado especial en su alimentación para mejorar su salud interna.

Dieta Hipoalergénica:

Elige alimentos diseñados para reducir el riesgo de alergias, evitando ingredientes comunes como los cereales y ciertas proteínas animales. Considera alternativas en las fuentes de proteínas.

Ácidos Grasos Omega-3 y Omega-6:

Añade ácidos grasos esenciales a la dieta de tu perro, disponibles en el aceite de pescado o de linaza. Estos nutrientes ayudan a disminuir la inflamación y mantener la piel bien hidratada.

Vitaminas y Antioxidantes:

Incorpora frutas y verduras frescas en la alimentación para suministrar vitaminas y antioxidantes, los cuales fortalecen el sistema inmunológico y promueven una salud celular óptima.

Evita Ingredientes Potencialmente Irritantes:

Inspecciona detenidamente los alimentos comerciales, evitando aquellos que contengan colorantes, sabores artificiales o conservantes.

Consulta con el Veterinario:

Antes de modificar la dieta de tu perro, es crucial consultar a tu veterinario. Ellos pueden sugerir dietas terapéuticas diseñadas específicamente para las necesidades de tu mascota.

Consejos para prevenir la dermatitis:

Mantener la piel de tu perro sana y prevenir la dermatitis es fundamental para su bienestar. A continuación, te ofrecemos algunos consejos a largo plazo que te ayudarán a evitar futuros brotes de dermatitis:

  1. Dieta equilibrada: Asegura que tu perro reciba una dieta equilibrada y rica en nutrientes. Alimentos de alta calidad ayudan a fortalecer su sistema inmunológico y a mantener su piel en buen estado. Consulta con el veterinario para seleccionar la alimentación adecuada para las necesidades de tu mascota.
  2. Control de parásitos: Implementa un control estricto de parásitos. Las pulgas y garrapatas no solo son molestas, sino que también pueden provocar dermatitis. Aplica tratamientos antiparasitarios recomendados por tu veterinario y realiza chequeos frecuentes.
  3. Higiene regular: Lava a tu perro siguiendo las indicaciones del veterinario. Bañarlo demasiado o usar productos inapropiados puede alterar la barrera lipídica de la piel, lo que puede llevar a problemas dermatológicos. Asegúrate de secarlo completamente después de cada baño.
  4. Ambiente saludable: Mantén un entorno limpio y adecuado para tu perro. Limpia y desinfecta regularmente su zona de descanso y controla la humedad para evitar la proliferación de hongos, lo cual es crucial especialmente para razas susceptibles.
  5. Ejercicio regular: Promueve la actividad física constante. El ejercicio no solo ayuda a mantener a tu perro en forma, sino que también es vital para el buen funcionamiento de su sistema inmunológico.
  6. Atención a alergias: Esté atento a señales de posibles alergias. Si notas indicios de alergias alimenticias, habla con tu veterinario para modificar su dieta. Reduce la exposición a irritantes ambientales.
  7. Visitas regulares al veterinario: Programa exámenes veterinarios con regularidad. Estos permiten detectar y tratar cualquier problema incipiente antes de que se convierta en dermatitis.

Recuerda, mantener la salud de la piel de tu perro y su felicidad depende de tu cuidado constante, amor incondicional y la dedicación a proporcionarle el bienestar que merece.